Blog

Autoconsumo Colectivo: dobla la rentabilidad del autoconsumo industrial.

Autoconsumo Colectivo: dobla la rentabilidad del autoconsumo industrial.

 

En la búsqueda de precios energéticos más bajos, retornos sobre la inversión mayores y una mayor sostenibilidad, la energía solar se ha posicionado como un activo energético clave.

La carrera para lograr mayor eficiencia y sostenibilidad lleva años activa. En Mayo 2019 se reguló el autoconsumo colectivo, esto quiere decir que varios usuarios pueden beneficiarse de una única instalación fotovoltaica bajo unos requisitos. Este cambio abre un inmenso abanico de posibilidades de que desde Greentech estamos explotando.

Desarrollo inteligente

¿Quién puede beneficiarse?

Cualquier usuario. Tengas una vivienda, una oficina o un edificio industrial, puedes beneficiarte de las ventajas de la energía solar, incluso cuando no tienes espacio para la instalación.

¿Cómo mejora la rentabilidad?

Poder compartir una instalación solar con otros usuarios, significa una mayor diversidad de demanda energética a lo largo del día, así como incrementos en eficiencia derivados de la economía de escala. 

Es decir, si dispones de una nave industrial con poca superficie de tejado o terreno pero con mucho consumo energético, podrías beneficiarte de un menor precio de la electricidad; lo único que necesitamos es que un vecino con mayor disponibilidad de terreno, pudiera hacer una instalación de mayor tamaño. Además, a medida que se añaden usuarios a la red y por tanto aumenta la instalación planteada, crece tanto el retorno sobre la inversión como el número de beneficiados. 
 

Llegados a este punto, ¿cuáles son los requisitos para poder hacerse con este tipo de instalación?

Sólo hay que cumplir uno de los siguientes: 

  • Que el usuario y la instalación fotovoltaica estén a una distancia determinada.
  • Que el usuario y la instalación fotovoltaica se encuentren en la misma referencia catastral.

 

Del mismo modo, existen diferentes escenarios dependiendo del lugar de la instalación:

  • Industrial

Las instalaciones en polígonos es muy parecida a la de residencias o viviendas, simplemente habría que diferenciar entre dos tipos de conexiones: la conexión directa (que depende de las conexiones entre copropietarios y el código electrotécnico) y la red pública (necesitaremos un contador bidireccional con el que repartir la energía entre los diferentes autoconsumidores.

  • Residencial

En esta categoría entrarían los pueblos y las urbanizaciones de casas unifamiliares. En estos casos, los factores más importantes a tener en cuenta son la negociación entre los diferentes propietarios, la distribución en baja tensión, 500m de máxima distancia entre usuario y punto de producción el el emplazamiento en la misma zona catastral. 

  • Edificios de viviendas.

En un edificio de viviendas, el autoconsumo colectivo puede tener múltiples usos: desde los consumos en zonas comunes hasta el completo abastecimiento de las viviendas o locales comerciales. En ocasiones, los vecinos deciden apostar por las instalaciones flexibles, en las que tan solo algunos se benefician de ella. En caso de ser un único vecino el que desea adquirir este tipo de instalación,  

 

El autoconsumo colectivo es en definitiva una nueva opción de trabajo que en Greentech combinamos con otras, como la flexibilización de potencia y la optimización de las instalaciones mediante inteligencia artificial para conseguir una rentabilidad que dobla la media de un proyecto de autoconsumo industrial. 

 

Autoconsumo Colectivo: dobla la rentabilidad del autoconsumo industrial.

Noticias relacionadas